La Ley del Deporte

El tiempo - Tutiempo.net

PERIODISTA Y COMENTARISTA DE BOXEO HÉCTOR OSCAR NÓBLEGA EN «LA LEY DEL DEPORTE»

El querido locutor y periodista de Concordia, Héctor Oscar Nóblega nació el 4 de noviembre de 1944, y era padre de tres mujeres. Hincha de Boca, transeúnte del viejo barrio de Pompeya, donde vivía en la calle Feliciano 835. Fui un par de veces a hablar con él y aprender sobre la historia de nuestro boxeo. Y que hicieron con ello los medios. Sabía mucho del tema. Para mí era todo nuevo. Y él me contaba con total paciencia y detenimiento, a pesar de ya estar gastado y cansado. Yo amaba escucharlo y él gustada contarme. Me estaba «pasando la antorcha». 

«El Petiso» Noblega se había recibido en la escuela Comercio. Había trabajado en el Frigorífico Yuquerí, y fue profesor de mecanografía en la escuela Técnica 2. Además, un sitio donde todos lo recuerdan con especial afecto fue el Instituto “Nuestra Señora de los Ángeles”, el centenario Colegio Capuchinos, donde se desempeñó como celador y profesor hasta su jubilación. Me cuentan amigos que quería a los alumnos y se preocupaba por ellos. 

En su juventud, Nóblega, ya había participado del programa de otra de las voces claves de la radiofonía del litoral argentino: Sara Neira. Y cuando ingresa a LT 15 «La Radio del Litoral», su voz se hace muy conocida en el famoso programa «Correo del Campo». Quien, por acá, ¿no escucho alguna vez ese mitológico y fantástico programa?

También ha sido el locutor del servicio informativo con el que se identificó a LT 15 «La Radio del Litoral», especialmente en el horario de la tarde. Por otra parte, era ayudante y columnista del famoso programa «La Gran Revista», conducido por Bernardo Grinberg. Y fue redactor en el diario El Sol.

En deportes hizo la emblemática «Radio Gaceta Deportiva». Era el segundo de «El Huevo» Bradanini. Su especialidad y pasión era el boxeo. Muchas de las peleas que se transmitieron por radio las hicieron ellos dos. Eran «las voces del boxeo radial» desde los tiempos remotos de «Tiriti» Osuna y «El Negro» Bogado. Iban a todos lados para cubrir la disciplina, hasta al Luna Park de Buenos Aires.

El boxeo fue el deporte que incluso lo tuvo cumpliendo otras actividades organizativas en la Comisión Municipal de Boxeo. Fue el «Time Keeper», ese clásico puesto de quien administra el paso del tiempo de las contiendas. Y delegado de Concordia en la Federación Entrerriana de Boxeo. Encima de toda su obra, no se puede «puentear» que fue tres veces presidente electo del Centro de Jubilados de la provincia de Entre Ríos.

Nóblega poseía algo que lo distinguía especialmente, y era su sello: su timbre, más bien agudo, y que lo hacía inconfundible. Era un hombre tranquilo, calmo, pensante, y agradable. Bien «de los de antes». Se expresaba en forma sencilla, clara, y práctica. Cuando lo complejo lo podemos hacer sencillo y entendible, lo hemos logrado. 

Quienes tuvieron la fortuna de trabajar con él, destacan siempre que era dueño de un gran sentido del humor, que alegraba las tardes en la gran radio de amplitud modulada. Estas cualidades, además del gusto por la educación, la comunicación y las buenas y cordiales palabras, las trasmitió a las generaciones futuras: le enseño a escribir a muchas camadas de alumnos.

Más aún, una de sus hijas, primero, y una de sus nietas después, siguieron su camino en los medios de comunicación. Gracias a su paso por las escuelas, lograba una buena «verba», conexión y empatía con los más jóvenes, a quienes les brindaba muy buenos consejos.

Héctor Oscar Nóblega 1944 - 2023

Héctor Oscar Noblega fue uno de los últimos registros del periodismo deportivo popular que hemos tenido, con un acento profundo y especial, metido en aquel tiempo en el que la radio, con sus voces y sus hombres, era casi lo único que había, y hacía «tambalear» a la televisión en cuanto a opinión, veracidad y al efecto especial que tenía con la gente.

Merced a su particular manera de decir, fue tan popular como fino y supo hacer muchas veces una sentencia de un hecho boxístico, con un colorido barrial que nunca perdió la prolijidad y la elegancia de sus palabras.

Nóblega tenía 78 años.

Los relatos de «El Huevo» y los comentarios de Héctor Noblega de las peleas, fueron uno de los elementos radiales periodísticos con más aceptación en la historia de la radiofonía concordiense.

Con la ida de Bradanini y ahora la de Noblega, solo queda Cardozo. Cuando nos deje, «se bajará el telón» de la «era de oro» del periodismo de boxeo, porque ya no está físicamente una gran dupla que creo que será irrepetible en pasión y profundidad popular en nuestra radiofonía.

Con Noblega se fue una época, las primeras voces que me acompañaron de chico en calle Alem y 25 de mayo. Donde no había ni siquiera FM, menos Facebook e Instagram, y donde para estar frente a un micrófono tenías que remarla, estar informado, ser creíble, y cautivar a tu audiencia. Era un lugar de privilegio.

El velatorio de Héctor Oscar Noblega tuvo lugar el lunes 1 de mayo del 2023, a partir de las 7 hs en Casa Dri, ubicada en San Luis 877. Y el sepelio se realizó por la tarde, desde las 17, en el cementerio “Parque de la Concordia”. Recinto donde familiares, amigos, y admiradores le dieron el último adiós a una «Catedral del Periodismo». Y, por supuesto, del periodismo del boxeo local.

Ojalá algúna calle de acá, o una sala de radio, o la dirección de una escuela, o alguna copa de barrio, se denomine Héctor Noblega. Porque no hay que olvidar aquellos que hicieron y mucho por nuestra cultura, nuestro deporte, y por el boxeo. Con la fuerza de su formación, y de su pasión. Solo así podría haber hecho y dado tanto, sin recibir mucho a cambio.

LA LEY DEL DEPORTE

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio