La Ley del Deporte

El tiempo - Tutiempo.net

EL APOYO A LOS DEPORTISTAS POR «LA LEY DEL DEPORTE»

Es decisivo que nosotros entendamos como sociedad que el deporte es una herramienta cultural y de salud. El problema es que nadie lo discute. Piensen para qué puede servir el deporte y se van a dar cuenta: drogadicción, alcoholismo, desnutrición, enfermedades, educación. Todo esto vos lo circunscribís al deporte y tenés una solución. Imaginate si tuviésemos políticas deportivas, no para tener más deportistas olímpicos que está bueno, sino para tener mejores pibes y pibas en los colegios.

Atención que nos todos los deportistas deben ser considerados igual, ni ser favorecidos de la misma forma por auspiciantes, viáticos y dinero del Estado. No todos se portan igual ni tienen las mismas actuaciones y resultados.

Se debe ayudar a un deportista humilde, honesto, con valores, esforzado y con buenos resultados. Leandro Blanc, Manuel Garaycoechea, Federico Bruno, Jorge Bermúdez y Dylan Van Der Hock, por citar cinco ejemplos, deberían pensar en entrenar y competir, no pueden andar «corriendo la liebre» ni vendiendo pizzas y/o pastafrolas antes de un campeonato mundial. ¡Así no podemos ser competitivos! Estos son chicos que crecen y evolucionan permanentemente. Su importancia radica en que pueden dar la excelente idea a la nuevas generaciones o viejas personas de imitarlos, o al menos, seguir el camino de sus huellas. Son «los chicos del póster».

Lo que se necesita son referentes, gente nacida con la «estrella», que iluminen el camino de los «gurises», que los chicos le pidan autógrafos, se quieran sacar fotos, y que los quieran ver o conocer si es que «andan por acá». El deportista que muestra un camino de éxito, salud, y ética de entrenamiento, debe ser ayudado por patrocinadores, clubes, ligas, gobiernos, centro nacionales, entes, programas deportivos, o cualquiera que ande con «una moneda» y apoye la actividad física. Necesitamos referentes sanos «como aire en los pulmones».

También debería haber una penalización, baja de apoyo, o el famoso «corte de cola» hacia aquellos que no cumplan el reglamento, las normas, sean una «farmacia caminando», de actitudes enfermas y nocivas, jodidos y mangueros…

El asistencialismo no tiene que ser ejercido hacia un deportista irresponsable. Si es un líder negativo hay que sugerirle, aconsejarlo bien, ayudarlo con profesionales o instituciones que lo encaminen… Jamás «premiarlo» con plata, viáticos, o trueques de ningún tipo. Todo lo contrario… cero peso. ¡Si yo no soy responsable por mis macanas las voy a seguir haciendo! De pedidores está lleno…

Este es un articulo medio «antipático» quizás, pero necesario de publicarlo, ya que es un tema que está haciendo mucho ruido últimamente. Debe haber premios y castigos, elogios y críticas, felicitaciones y cuestionamientos. No hay avance ni progreso posible si no hay una leve tensión por ser reprendido. No da lo mismo que tu ídolo sea un cura o un generoso estafador. 

Un buen deportista te empuja a crecer, a sumar, a aumentar tu estima, arma identidades, impulsa a mejorar, a desafiarte todos los días y a ir siempre por más. Y eso provoca un estimulo muy agradable y positivo para los gurises. 

Un buen deportista te puede dar una simple idea, que es la de practicar su deporte, y convertirse en una idea genial, ya que puede ser el «trampolín» hacia una vida alegre, llena de vida y de hermosas e inolvidables relaciones humanas. 

LA LEY DEL DEPORTE 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio