¿QUIEN FUE NASSEM «EL PRINCIPE» HAMED? POR LA LEY DEL BOXEO

Nazeem «El Príncipe» Hamed (36-1, 31 KO) nacio un 12 de febrero de 1974 en Sheffield, Inglaterra. Los padres fueron inmigrantes de Yemen. Fue un boxeador que nació para ser una superestrella. Y fue diseñado para serlo. Brillo en los años 90 por su manera de pelear, su personalidad excéntrica, y por sus entradas espectaculares al ring. Entraba volando por los aires, flotando sobre alfombras mágicas, sentado sobre grandes tronos, con estrellas del Rap, y saltaba la cuerda con las patas para arriba.

Si bien los 90 fueron dominados por Whitaker y Roy Jones, ninguno ganaba así de esa manera. El ganaba en la conferencia de prensa y en el pesaje previo. Predecía el Round cuando iba a terminar con su rival. Encima de eso era un boxeador tremendo, de una habilidad, articulación, velocidad, y un poder de fuego escalofriante. Pero eso no le alcanzaba. Necesitaba destacarse aún más. Quería ser «El Chico de Oro». Hacer un llamado de atención al mundo entero, dejar de que siga rodando…

Naseem hacia que lo escuchen todo el día. Le acercabas un micrófono o una cámara y le daba rosca. No tenía interruptor. Sobrador, canchero, sarcástico, engreído, bocón a más no poder. Fue hecho para ser una estrella de televisión. Le gustaba la fama y la fortuna. Llenaba estadios de futbol que deliraban con su sola presencia. Su entrenador de toda la vida, con quien se peleaba y se amigaba siempre, fue Brendan Ingle. No solo fue su entrenador, fue su mentor y su consejero. El tiene el crédito por ayudar a formar una de los boxeadores más atípicos y brillantes de la historia del boxeo. Le enseño a caminar y a bailar sobre el Ring. Desde los 7 años hasta los 14 casi exclusivamente le hizo hacer movimientos de tren inferior. Aprendió a pegar desde abajo hacia arriba, de arriba hacia bajo, desde todos los perfiles, entrando pegando y saliendo pegando.

Nazeem Hamed debuta el 14 de marzo de 1992 ganándole por KO a Ricky Beard. Impresiona el atletismo, la ferocidad, el movimiento de piernas y del cuerpo alrededor del ring. Aparte por su personalidad abrumadora y explosiva. Era un Pluma, pero pegaba como un Mediano. La carrera de Príncipe Nazeem Hamed duro un poco más de una década. Desde abril de 1992 hasta mayo del 2002. Y paralizo a «todo el mundo».

El ingles, descendiente de una familia de yemeníes, le gano el 4 de marzo de 1995 a Sergio Rafael Liendo por KO. El 9 de noviembre de 1996 le saca el invicto al concordiense Remigio Daniel Molina, también por KO. Y el 19 de agosto de 1997 bate a Juan Gerardo «Langosta» Cabrera por KOT. Los pulverizaba. Los hacía lucir «del montón». Y eso que eran buenos y resistentes.

Nazeem Hamed capturo el mundial Pluma OMB, luego el de la FIB, después le gano al campeón de la AMB, y finalmente de la CMB. Fue un campeón unificado. Y, en su momento, la estrella más grande del boxeo mundial en las divisiones menores. El primero que amaso millones de dólares. Inspiro a los jóvenes a practicar boxeo y asemejarse a él.  El 30 de septiembre de 1995 pelea por el título del mundo Pluma OMB frente a Steve Robinson. Le dio una clase de boxeo. Desmantelo al local y campeón mundial enfrente de su gente por KOT 8. Enamoraba a la audiencia. Muchos no lo querían, obvio…

El 8 de febrero de 1997 unifica con el campeón FIB, Tom «Boom Boom» Johnson. Lo Quiebra por KOT 8 en el London Arena de Londres. Ya siendo una figura importante. Johnson había tenido una gran carrera. Había sido campeón por largo tiempo. Había defendido su cinturón Pluma 12 veces. Tremendo triunfo peleando con la guardia baja, cambiando de perfil como si nada. Pegando desde ángulos casi nunca vistos. «El Árabe» estaba en su apogeo. Nacía un fenómeno del boxeo y de la televisión. Un boxeador «Pagar para Ver» o «Pay Per View».

El 19 de diciembre de 1997 conquista América en una pelea tremenda. «La Hagler-Hearns de los Plumas». Arriesgada en el Madison Square Garden de New York con Kevin Kelley. Era el mejor rival de su carrera, del más alto nivel. Lo podían noquear o podía noquear él. Naz cae tres veces y Kelley tres. Se dieron con todo. La gente casi sufre un paro generalizado. La última caída de Kelly fue para toda la cuenta en el Round 4. Inolvidable el relato de Osvaldo Principi gritando: «Les digo amigos, ha caído Kevin Kelley…». El 18 de abril de 1998 le gana al campeón AMB Wilfredo Vázquez en Manchester. Vázquez era un campeón real, legítimo, con grandes logros como boxeador. Hamed gano por KOT 7. El mundo a sus pies. Genio y figura global.

El 22 de octubre de 1999 le gana en Detroit a Cesar «La Cobrita» Soto el mundial Pluma CMB. Soto no quería pelearlo a Naz, pero como iba a hacer mucha plata no le quedo otra que compartir el Ring con él. Perdió por decisión unánime escapando toda la pelea. Soto hizo lo mejor para no ser noqueado y lo logró. ¿Quién podría cuestionarlo? No había Plumas que le aguanten la mano. Gano Hamed por Decisión Unánime. Fácil. Y unifico los únicos cuatro cinturones reconocidos por los más creíbles periodistas del mundo. Como por ejemplo «La Ley del Boxeo»…

El 7 de abril del 2001 enfrenta al legendario mexicano Marco Antonio Barrera en el MGM Grand de Las Vegas en su desafío más difícil hasta esa fecha. Su ingreso al cuadrilátero fue más largo que la pelea misma. Ese día es superado en Decisión Unánime por uno de los más Grandes de Todos los Tiempos. A Naz se lo vio lento, predecible, frustrado, aburrido, temeroso, sin la confianza de siempre. Y hasta sin ganas. Barrera fue superlativo. «Lo llevó a la escuela».

El 18 de mayo del 2002 peleo por última vez frente al español Manuel Calvo ganando por Decisión Unánime, pero ya había sido suficiente sacrificio, adrenalina, fama, fortuna y KO espectaculares e inolvidables para solo una década. Pareció «corta la bocha», pero para recordarla hasta siempre… ¿Siempre dije? Siempre junto a las leyendas. Siempre junto al box…

LA LEY DEL BOXEO (MARTES 20 HS MATRIX 94.9).



Comentarios