¿QUIEN FUE JULIO CESAR «EL ZURDO» VASQUEZ? POR LA LEY DEL BOXEO

Julio Cesar «El Zurdo» Vásquez (68-13, 43 KO) nacio en un 13 de julio de 1966 en el barrio Santa Rosa de Lima de la ciudad de Santa Fe. Está entre los veinte mejores boxeadores argentinos de todos los tiempos. Uno de los mejores boxeadores del mundo durante la década del 90. De los más aguerridos y sacrificados. Fue un guapo salvaje, noqueador, aguantador, y campeón del mundo.

Julio era hijo de un panadero. El tercero de cinco hermanos. Con poca guita, típica de clases bajas. Por eso empezó de chico a trabajar en «la contru».

Empezó a boxear a los 11 años. El padre le compraba todas las navidades guantes de boxeo y ellos «jugaban a pegarse». Recién a los 15 el padre lo llevó a un gimnasio de boxeo. Tuvo una carrera corta como amater. Se retiro invicto en 33 peleas.

Debutó profesionalmente el 7 de junio de 1986 en el estadio Luna Park ganándole en decisión unánime a Marcelo Chancalay. Un tipo fuerte, rudo, y áspero en los cruces. Un pegador que superaba a los rivales con una zurda del mismísimo «demonio». Les ganaba por determinación y su aguante perpetuo. Un tipo durable en la batalla… ¡Que Dios te tenga de la mano si eras medio frágil de espíritu o de mandíbula!

Le ganó en el Round 9 al fuerte y experimentado Ramón Abeldaño. Un tipo duro y resistidor. Abeldaño tenía 84 peleas y Julio solo 11.

El 18 de noviembre de 1989 debuta en el Cesar Palace de Las Vegas ganándole por KOT a Troy Wortham. «El Zurdo» te dejaba en terapia «comiendo papilla» toda la semana con esa zurda. Apasionado, tosco y demoledor en ofensiva. Siempre la sacaba para dar vuelta el desarrollo. Un tipo irrepetible. Que a fuerza de ser bien «cabeza dura» en las peleas… ¡Desmoronaba a la concurrencia!

El 14 de junio de 1991 pierde el invicto en Mar del Plata por descalificación frente al popular Vernon Philips. Su estilo irrompible e insoportable en el ring cautivó al boxeo argentino en los 90. Tenia un fuego adentro que muy pocos pudieron igualar. Se dice que cada década tuvo a sus «Tres Mosqueteros». Él, junto a CastroCoggi, fueron los últimos del siglo 20.

En un momento de su carrera, al igual que el santafesino más famoso del mundo Carlos Monzón, tiró su ancla en Francia. Y empezó a destruir la competencia en París. Llevó el Himno Nacional Argentino por muchos lados del mundo. Y nos hizo emocionar hasta las lagrimas. «El Zurdo» fue un campeonazo de «la vieja escuela». Un pegador rompedor. Que recibía casi tanto como daba. Pero era físicamente más duro que el resto.. santafesino y bien argentino.

El 21 de diciembre de 1992 se consagra campeón mundial Mediano Jr noqueando en el Round 1 al japonés Hitoshi Kamiyama en el estadio de Ferro. Realizó la marca de diez defensas exitosas de su titulo Mediano Jr (154 Libras/70 kilos). Le gano a tipos que tienen reconocimiento universal.

El 21 de agosto de 1994 le saca el invicto a quién hoy está en el Salón de la Fama de New York Ronald «Winky» Wright. La función que lo define como uno de los boxeadores más grandes que dio nuestro país. A Ronald Wright no le quedó nada por demostrar en un ring de boxeo. Luego fue campeón Mediano Jr unificado y verdugo de Shane Mosley y Félix Trinidad, entre otros… Y no fue Mediano unificado solo porque lo robaron con un empate frente a Jermain «Malas Intenciones» Taylor. A Wright los top lo eludieron toda la vida. Vásquez no sabía que era eso de eso de esquivar. Lo enfrento y lo «quiebra» por más tolerante a los momentos limites del boxeo.

Estaba siempre listo para defender la corona. Fue un campeón super activo. En 1994 recibe el Olimpia de Oro, el premio máximo al deportista argentino.  Entregado por el prestigioso Circulo de Periodistas Deportivos.

Vásquez pegaba sin parar. Cobraba mucho también. Se notaba que le gustaba entrenar y pelear. Entrenaba duro y pegaba más duro aún. Supero cierta lentitud de piernas y una técnica un poco cruda gracias a sus dinamitas en los dos puños. Y a una, muy pocas veces vista, habilidad para absorber castigo. Su mandíbula, que era una garantía, rebotaba todo lo que recibía.

En 1995 pierde el titulo del mundo frente al ágil y genio en defensa Pernell «Poroto» Whitaker por puntos en Atlantic City. Un morocho huidizo que se le escapó toda la noche. Era un medalla dorada en los Juegos Olímpicos 1984, pero no que podía partir ni a una cascara de huevo. Menos a la «Fortaleza» que tenía «El Zurdo» en su carretilla. La tenía blindada. Que era más ancha que su mismísimo cráneo. Por eso Whitaker se mantuvo lo más lejos posible de todo problema. Y se escapó con una decisión unánime…

Julio promete ser campeón mundial nuevamente. Cuando se pensaba que estaba en «el declinar de su apogeo» resurge con un «batacazo» histórico. El 16 de diciembre de 1995 recupera el titulo del mundo Mediano Jr. en la vieja «Capital Mundial del Boxeo»: Philadelphia. Venia perdiendo por puntos frente a un negro rápido y super habilidoso en las tres tarjetas de los jurados. Hasta que su gran agresividad y persistencia lo saco una vez más de «apuros». Noqueando a Carl Daniels en definición dramática en el Round 11. Fue elegido como «El KO del Año 1995» por la Revista The Ring «La Biblia del Boxeo». Está en la galería de las grandes epopeyas del boxeo argentino.

Enseguida lo pierde por KO frente a Boudouani. Ya las «facturas» de tantas «guerras campales» al más alto nivel habían comenzado a cobrarle la cuenta… En el físico y en los reflejos. Estaba «vacío de contenido». Ya había dejado todo lo mejor de él… Ya no era «más peligroso en los cruces como mono con metralleta». Pero al guerrero le gusta estar en la guerra…

Siguió volviendo una y otra vez. Era muchísimo más las que perdía que las que ganaba. Dejaba todo pero no había caso. Soñaba, pero lo «achuraban» seguido. Muchas de sus últimas derrotas fueron frente a tipos que no podrían haberle ni «atado los guantes» en sus épocas de campeón.

Su ultima presentación fue en el 2009 con 42 años en su haber. Cayó sin respuestas. Duele ver a grandes ídolos volver de viejos. Y ser abusados. Pero a ellos les gusta competir y ganar. Hasta que venga alguien y les demuestre que ya no lo pueden volver a hacer…

Vasquez vive en Congreso, un barrio tipico de Buenos Aires con su familia. Trabaja en el Congreso Nacional. Hace poco recibió el prestigioso galardon «Delfo Cabrera» a los mejores deportistas. El lo fue sin dudas. En un país que tuvo muchísimos.

LA LEY DEL BOXEO (MARTES 20 HS 94.9).

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.