BOXEADOR JAMES «EL CENICIENTO» BRADDOCK? POR LA LEY DEL BOXEO (15/2/20)

James Walter Braddock (61-22, 36 KO) nació un 7 de junio de 1905 en New York. Y murió un 29 de noviembre de 1988 en New Jersey con 74 años de edad. Vivía en un vecindario incendiado por la pobreza y por la ira. Llamado: «La Cocina del Infierno». Al costado oeste del Central Park. Entre el Parque Central y el rio Hudson. Ya ha cambiado y mucho, pero aún quedan grandes edificios abandonados. En aquella época era la zona más baja y más sucia de «La Ciudad que Nunca Duerme».

Era de una familia irlandesa pobre y sacrificada de New York. Tuvo una muy buena carrera amater. Y debuta como profesional a los 21 años en la División Semi Pesado. Fue un muy buen Semi Pesado, hasta peleó por el mundial, cayendo en fallo muy cerrado contra Tommy Loughran por Decisión. Después peleó con Maxie Rosenbloom y perdió por puntos. Luego empieza a perder una tras otra. No ganaba nunca. O casi. Tenia una mano partida al medio y las costillas todas rotas. Tuvo que empezar a trabajar para poder vivir. Y en el peor momento económico de la historia de los Estados Unidos: La Gran Depresión.

James Braddock iba a resurgir como un ave fénix. Iba a construir una historia única e inimitable. Iba a vivir la vida del ídolo que logra lo que los demás no pueden. El que logra el éxito, el prestigio, la fama, y el dinero grande. Y tras haber sido considerado un ex boxeador, pero un muy digno laburador del puerto. Para poder pagar los servicios en su rancho habitado por su mujer y sus tres pequeños hijos. La rompió toda.

En Estados Unidos había 15.000.000 de desempleados. El vivía en una casa de madera y de chapas. Chica y derruida. Peleaba, cuando no le sacaban la licencia por malas actuaciones, por solo 50 dólares cada pelea. Hubo veces donde no le pagaron porque no gustó. Se fue con las manos vacías… Y laburaba doble turno en el puerto, si es que era el elegido, para esas tremendas jornadas de carga. Eran miles, y elegían solo a cinco. En 1929 le cortan el agua, la luz, se queda sin calefacción, y hasta su mujer entrega a sus hijos de lo pobre que estaban… Vendían todo de a poco. Su mano no le permitía laburar y competir con los otros desesperados y desesperanzados como él. Se levantaba y buscaba el mango bajo tormentas de nieve, un frio insoportable. Pero no podía «hacer la chuleta». Andaba con «el alma dolorida».

En 1934, debido a una cancelación de último minuto, a Braddock se le ofreció la oportunidad de pelear contra John «El Choclo» Griffin. Aunque se suponía que debería ser otro escalón en el ascenso de Griffin, Braddock consiguió una victoria inesperada. Batacazo. Después derrotó a otro respetado contendiente, John Henry Lewis. Era solo por una pelea a la vez. Pero había vuelto para destruir pronósticos. Empezó a hacer una moneda mientras el país estaba pobre y en guerra. En el Central Park «se daban» malandrines y policías con un caño. Eso estaba convertido en un campo de batalla. Como empezó a recaudar, donó plata al Estado que la necesitaba más que él.

En marzo de 1935 le gano a Art Lesky y se ganó la consideración de contendiente al titulo mundial Pesado frente a Max Baer. Ya era un símbolo de resiliencia y recuperación de toda una Nación. Braddock fue escogido por los agentes de Baer porque fue visto como una paga fácil para el campeón. Baer casi no prestó atención a su preparación física para la pelea, y en una de las mayores sorpresas de la historia del boxeo, el 13 de junio de 1935 en Long Island City, Braddock ganó el campeonato del mundo de los pesos Pesados. Un periodista lo llamo: «El Hombre Cenicienta». Luego hubo otros, pero el verdadero fue Braddock. En la pelea se vio a un tenaz Braddock recibiendo pesados golpes del campeón, pero James continuó llendo para adelante hasta que venció a Baer. Se pegaban hasta en el descanso. No los podían separar. De ida y vuelta. Cuando termino la pelea los dos parecían que habían sido atacados por un Grupo Comando. Los jueces le dieron a Braddock el título por decisión unánime, tomando en consideración el descuento de puntos efectuado al campeón por arrojar golpes no reglamentarios. El Milagro había sucedido. James luego fue el nuevo chico de la tapa del diario, e invitado a todos los lugares más exclusivos de New York. Pero Braddock tampoco tuvo éxito en defender exitosamente su corona ni una sola vez.

No la pudo defender por problemas en su mano. Casi pelea con el alemán Max Schmeling pero por lesiones era siempre cancelada. Cuando estuvo preparado para luchar, Braddock con 32 años, escogió defender su título contra la estrella de 23 años Joe «El Bombardero de Detroit» Louis. Dándose cuenta de que Louis sería un gran favorito y siendo un astuto hombre de negocios, Braddock negoció un acuerdo a través del cual recibiría el 10% de las futuras ganancias de Louis en los siguientes diez años. Braddock tumbó a Louis en el primer asalto de su combate del 22 de junio de 1937, pero Louis se recobró y dominó el combate ganando por KOT en el octavo asalto. Se había convertido nuevamente en calabaza…

James Braddock hoy en La Ley Del Boxeo, luego peleó una vez más en 1938 ganando por puntos contra Tommy Farr, pero el tiempo había pasado su factura y sabiamente se retiró. Después de su retiro, James y su representante Joe Gould, se alistaron en el Ejercito de los Estados Unidos. Donde se convirtieron en Tenientes. Su película «El Ceniciento» o «El Hombre Cenicienta», protagonizada por Russell Crowe y Rene Zellweiger (estrenada en Argentina en 2005 bajo en nombre de El Luchador), fue basada en su extraordinaria leyenda verídica. Y le dio mucha más popularidad. Y refrescó la más insólita recuperación de un boxeador que pasa de estar arrojado al olvido, al abandono y a la miseria… a convertirse en ¡Campeón mundial de los Pesos Pesados! Esta es la historia de «El Hombre Cenicienta» amigos de La Ley del Boxeo. Espero que la hayan disfrutado tanto como yo. Siempre junto al box.

LA LEY DEL BOXEO (MARTES 20 HS MATRIX 94.9). PARA COMUNICARSE CON FEDERICO MULLER: fedesano@hotmail.com.

Comentarios