¿QUIEN FUE GUILLERMO «EL FILTRADOR» STABILE? POR LA LEY DEL DEPORTE

Guillermo «El Filtrador» Stabile nació en Buenos Aires un 17 de enero de 1905. Y murió un 26 de diciembre de 1966.  Era del barrio Parque Patricios, barrio de guapos, si los hay. Como el olímpico Oscar Casanovas y un tal Oscar Natalio»Ringo» Bonavena. Menotti, otro de los tantos héroes de ese arrabal, decía: «Ahí salís jugador de fútbol o boxeador. De esas dos variantes no te podés escapar…»

Stabile, al que le decían «El Filtrador» por su gran capacidad para penetrar defensas, fue un jugador de fútbol de primera división en Huracán desde 1920 hasta 1930, cuando el fútbol aún era de aficionados. En el 1925 y en el 1928 todos sus goles hicieron que Huracán salga campeón argentino de Primera División. Es mentira de periodistas ignorantes que «Los Quemeros» salieron campeones una sola vez…

Stabile que era rápido, fuerte y de una gran capacidad de definición. También se dice que corría los 100 metros en 11 segundos. Un ultraliviano. Explosivo y efectivo. Un rayo que se filtraba en las defensas. Son marcas que no están registradas, forman parte de la leyenda, pero acá no la pensamos refutar. Porque, entre otras cosas, nos encantan.

Mete 100 goles en 128 partidos con la camiseta de «El Globo». Luego lo contratan para irse a hacer más en el exterior. Es figura en Génova, luego pasa al Napoli, y finalmente termina su «romance con la red» en el Estrella Roja de Francia. Fue un goleador de elite, de «alta gama», como se dice ahora…

«El Filtrador» se hace famoso en el mundo entero por ser el primer goleador de la historia de los Mundiales. Hace 8 en 4 partidos. Aquel equipo le había ganado a Francia, a México y a los Estados Unidos. Fue en el Mundial de Uruguay 30. Los uruguayos nos ganan la final por 4 a 2, en el flamante estadio Centenario de Montevideo. En una atmosfera naturalmente adversa y hostil.

Su personalidad ganadora de líder la demostró jugando al futbol y luego como entrenador. Fue un ganador nato. En aquella época había mucho potrero. Le pegaba fuerte y bien preciso a la pelota. Iba para adelante y le daba de lleno o con efecto. Arremetía de cabeza al arco. Fue un tremendo delantero.

Cuando se hace entrenador en el Estrella Roja de París aún era jugador de fútbol. Era el entrenador dentro de sus equipos de futbol. Se vuelve a la Argentina y dirige a su querido Huracán, a San Lorenzo, a Estudiantes, a Ferro, y finalmente a Racing. Donde logra el primer tricampeonato del fútbol argentino. Racing Campeón 1941, 1942 y 1943, de la mano de Guillermo Stabile.

Stabile fue el primero en entender, gracias a todo su paso por Europa y a los grandes entrenadores que conoció, que al fútbol argentino había que darle entrenamiento, más sacrificio, y meterle una mejor condición física. Que los goles no llegan «como caídos del cielo», si no se puede correr mucho y bien.

Mientras hacía historia en los clubes de primera división, era el Técnico de la Selección Argentina. La dirigió entre 1940 y 1960. Durante nada menos que 20 años ininterrumpidos. Manejo la celeste y blanca en 127 partidos. Obtiene siete Copas Américas y un Panamericano. Ningún técnico en el mundo logró tantos títulos como él en una selección. Y dejó el cargo con el mayor porcentaje de efectividad de la historia: logró el 75 % de los puntos en disputas. Los resultados siempre le sonrieron a Guillermo Stabile. Bajo su conducción pasaron nueve Presidentes de la Nación… Y el siempre continuaba.

Eso es un imposible en estos días, los tiempos cambiaron y mucho. Si el entrenador llega a los 20 partidos y a un 65 % de efectividad, es como para hacerle un monumento en la punta del obelisco. A los tres partidos los periodistas deportivos ya andan barajando nombres para remplazarlos… Hablan de fracaso, de drama, de desilusión, del gran dolor de la gente… Eso pasa porque se les da los micrófonos a cualquiera…

El siempre decía que a la inventiva y la fantasía de nuestros jugadores había que meterle trabajo físico, mejor condición aeróbica. Eran, más o menos así, sus frases de cabecera. Conducta mata talento. Es obviamente el técnico con más partidos dirigidos, con más ganados, con más títulos en la selección… Y demás récords que son medio imbatibles por como esta nuestro cuestionado y corrupto fútbol argentino hoy en día…

El fue el primero que entendió, tras su viaje por Europa y el mundo, que al talento, la picardía y la alegría sudamericana, había que sumarle el sacrificio, la responsabilidad y la puntualidad de los europeos. Stabile fue un obsesivo y apasionado del entrenamiento. De buscar la excelencia. Ir siempre por más. O morir en el intento.

Este es un humilde homenaje de La Ley del Deporte a «El Primer Gran Goleador Argentino», que no tenía el mejor dominio de pelota, ni la mejor pegada, ni una terrible gambeta, ni el mejor cabezazo del mundo. Pero tenía una personalidad y una fuerza mental a prueba de «bombas atómicas». Gran carácter para «mojar» en cualquier cancha. «El Filtrador» tenía una «cabeza de campeón». Era fuerte de patas y de cabeza. Y con eso hizo historia inolvidable con la selección argentina.

Lo demostró en Huracán, en la Selección, y en la vieja Europa. Y también como Director Técnico. Imposible olvidar el legado que le dejó a las futuras generaciones con una frase cumbre suya: «Un talentoso y un «crack» que no se cuida todo el tiempo conspira en su rendimiento y en el rendimiento de todo el equipo. Mi tarea siempre fue la de tratar de cambiar las conductas que nos perjudicaban como Selección Argentina. Y que ya estaban muy arraigadas en muchos de nuestros jugadores…».

LA LEY DEL DEPORTE

Comentarios