PROMOCIÓN DEPORTIVA EN LA CIUDAD

El fomento y la promoción de la actividad física «calman la vida» y contribuyen al bienestar y la salud de todos nosotros. Por eso los programas de salud y deportes son tan importantes. Tanto desde el Estado como incluso desde las compañías privadas. Para mejorar, no solamente la salud, sino también la productividad, el humor, y el presentismo de los empleados. El deporte es una terapia de vínculos.

La Dirección de Deportes realiza recorridas por los barrios y centros donde se desarrolla este «Programa de Promoción Deportiva». Se realiza una entrega de materiales de trabajo al personal de logística para poder tener las herramientas y dejar lindo ese espacio: mantenimiento, limpieza, y corte de pasto. Se hacen arreglos en la cancha de hockey sintética sobre agua, del Centro de de Desarrollo Deportivo del NEA. Como para estar lo más listos posible cuando «se retomen todas las actividades».

Estos programas de gestión de salud aportan un beneficio directo a la salud mental, física, y espiritual de nuestra comunidad. Previenen y hacen frente a enfermedades y comportamientos que no suman en nada. Todo lo contrario… Restan «mucho y mal».

El objetivo es promover hábitos de vida sana y encontrar grupos de trabajo con compromiso por el bienestar de la gente. Y romper con esta «inacción» disparada por la Pandemia Coronavirus y todas sus consecuencias.

Estos reductos tienen que hacerle frente a la invasión de los automóviles, a la violencia, al desvinculo y la soledad generada por la Pandemia. Para poder tener más espacios de encuentro y más tiempo para encontrarnos.

En las ciudades el cemento ha cubierto los campos y baldíos donde cualquiera podía armar un «picadito de futbol» en cualquier momento. La mayoría de la gente ya no juega sino que ve jugar a otros desde el televisor o la computadora. Y eso es un problema. Que vuelvan los campitos para que los gurises se diviertan con la pelota. Hasta terminar cayendo agotados del cansancio y la felicidad.

MATRIX 94.9

Comentarios