EL CONCORDIENSE JUAN CARLOS «EL NEGRO» BOGADO CAMPEÓN ARGENTINO MEDIANO

Hace ya cuarenta y seis años de la gloriosa noche donde el concordiense Juan Carlos Bogado se coronaba campeón argentino Mediano frente al platense Antonio Aguilar por KOT 11 en el legendario Córdoba Sport.

Bogado era del barrio San Agustín. Y un muchacho que se hizo y se fogueó en Concordia. Nunca se quiso ir. Amaba Concordia. Y la gente lo quería mucho a él. Lo veía todos los días. Por eso siempre llenaba.

Los dos ya habían combatido dos veces en Concordia y empatado las dos. La última en el club Libertad ante una locura de gente. Todo Concordia dice haber estado esa noche en «El Parque Mitre»…

En esta tercera Bogado fue a cortar la quinta defensa del título de Antonio Aguilar. Quién era ganador por puntos y perdedor por KO de Carlos «Escopeta» Monzón. En ese entonces sólido campeón mundial Mediano.

El 8 de agosto de 1975 Juan Carlos lo deja venir al principio y lo domina de contraataque. Era un excelente contra golpeador. Luego avanza y lo congela con un gancho al hígado en el sexto y lo sacude con dos derechas arriba. La pelea es pareja con una leyenda del boxeo argentino. En el nueve y en el diez unos cruzados nítidos de Bogado lo ablandan a Aguilar. Que ya sentía la batalla áspera y violenta. En el Round 11 otra derecha a pleno de Bogado, el uno-dos y Aguilar que pierde el equilibrio, trastabilla, y se viene la cuenta de protección. La estaba sufriendo mucho… Bogado lo sigue, huele sangre y va a morder. Arremete ante su momento más sublime y le sigue dando por su vida y su legado. Hasta que irrumpe el arbitro de la contienda y para las acciones. Ya había visto suficiente. Juan Carlos Bogado campeón argentino Mediano.

Juan Carlos Bogado fue campeón argentino Mediano cuando eso significaba mucho más que ahora. Eran muchos más los boxeadores, los festivales, y la popularidad. Un campeón argentino podía ser sin ningún problema campeón mundial un día cualquiera. Había que levantarse derecho ese día nomás. Éramos, en ese entonces, un país entre las potencias mundiales.

El estado atlético de Bogado fue supremo. Tácticamente y técnicamente ese día lo suyo fue un concierto de velocidad, atletismo, inteligencia y determinación. Vio agua en la pileta de ser inmortal y se tiró de cabeza. «Esta es la mía».

Al otro día llegó el camión y toda la ciudad salió a recibirlo y a mostrarle su amor y admiración en una caravana interminable. Una costumbre de otra época. Con mucho frío y mucha lluvia. Éramos noticia. Estábamos en boca de todos. Un domingo 9 de agosto de 1975 «El Negro» Bogado coloreó con su consagración ese domingo «tenebroso»… en un domingo con brillo.

La victoria emocionó, saco a las calles a toda «la banda», y arrancó a la gente en una caravana de fiestas, festejos, y mucha celebración. Hubo gira en Concordia. Se sabía que se había hecho algo grande. Inalterable al paso del tiempo. Tanto es así que a 46 años de esa epopeya, un periodista deportivo que aún ni había nacido, le escribe su homenaje con gusto. Pero, por las largas y muy buenas crónicas de los diarios y amigos de esa época, es como si hubiese estado…

LA LEY DEL BOXEO (MATRIX 94.9)

Comentarios