FIRPO VS DEMPSEY «LA PELEA DEL SIGLO»

En la Buenos Aires de la década del 20 Borges debutaba en la poesía, los carnavales eran sensación en los barrios, y la gente deliraba por Gardel, y por un tal Luis Ángel Firpo…

Luis Ángel Firpo, “El Toro Salvaje de las Pampas”, nacido el 21 de octubre de 1895 en Junín, Buenos Aires, protagonizó una brutal batalla un 14 de septiembre de 1923 con el campeón mundial pesado Jack Dempsey en el icónico estadio de Polo Grounds, de New York. Y ante la presencia de 80.000 fanáticos.

Firpo tira en el primer round y luego saca del ring por dieciocho segundos al invicto campeón mundial de los Pesados, Jack Dempsey. Pero el conteo absurdo, eternizado como «La Larga Cuenta» del árbitro Jack Gallagher, permitió que el combate continuara…

Luego Firpo es derribado siete veces hasta que lo salvo la campana. Fue el mejor Round 1 de la historia de los Pesados. Se dieron con todo. Finalmente, en el segundo capítulo, Dempsey termina su obra tirándolo dos veces más. Y ganando por KO ¡Se la llamo «La Pelea del Siglo»!

Dempsey-Firpo fue el primer relato en vivo en la historia de la radiofonía argentina. Arrancaba la increíble Cabalgata Deportiva. Se la escucho por Radio Cultura. Y se la transmitió desde un diario por un parlante gigante para la época. Había pocas radios en la Buenos Aires de 1923. Eso era cosa de privilegiados… Por eso una multitud siguió la pelea desde la puerta del diario que retransmitía la pelea.

La historia dice que: «Una toalla verde iba a salir por la ventana si Firpo ganaba y una roja si Dempsey era el vencedor. Cuando cae «El Yankee» sacan la verde y la gente se enloquece… ¡Se pensó que era el final y victoria! Como el norte americano vuelve al ring y da vuelta el desarrollo, el banderillero corrige el error y saca la de color rojo… Pero ya era tarde… ¡La gente deliraba pensando que teníamos el primer argentino campeón del mundo y encima de la máxima categoría!

La ciudad de Nueva York también la recuerda eternamente. Ella cobija tesoros únicos, inmortalizados con sus contornos fascinantes. Es «La Ciudad», o «La Ciudad que Nunca Duerme», o «La Gran Manzana», o «La Capital del Mundo», como quieran llamarla. Y, como dice la frase de ellos: «Si no hay en New York, es porque no existe».

Siempre New York, New York, que encanta y fascina a todo el mundo. Desde King Kong protegiendo a la bella Ann en la cima del Empire State, el edificio símbolo de Manhattan, hasta la música navideña de Frank Sinatra inmersos en la nieve del Central Park. Desde el barullo de las sirenas de patrulleros y ambulancias que permanentemente recorren sus calles hasta las pandillas de todos lados del mundo que copan sus paradas.

“Firpo-Dempsey, la pelea del siglo”, es una obra que no pierde valor con el paso del tiempo y se cotiza cada vez más en New York, New York. Con el respaldo de la alcaldía de Nueva York, que se anuncio orgullosa de aquella batalla del 14 de septiembre de 1923, y que cumplirá cien años y un siglo de existencia en el 2023.

El acontecimiento será celebrado oficialmente por la alcaldía de Nueva York con una gran gala para: “El Centenario de la Pelea del Siglo”.

Una imagen del 14 de septiembre de 1923, cuando Firpo y Dempsey armaron la pelea del siglo
Una imagen del 14 de septiembre de 1923, cuando Firpo y Dempsey armaron la pelea del siglo

El vértigo y la excitación de este pleito resultó épico e incomparable, superando incluso para los historiadores e intelectuales al producido por Joe Frazier y Muhammad Alí, el 8 de marzo de 1971, en el Madison Square Garden de New York, que reclamó otro bautismo de: “La Nueva pelea del Siglo”, pero fue rechazado por el gobierno local y su opinión pública.

El afiche que promocionó la pelea entre Firpo y Dempsey
El afiche que promocionó la pelea entre Firpo y Dempsey

Don Majeski, avezado hombre de boxeo neoyorquino y asesor del comité organizativo de los actos del “Centenario de la Pelea del Siglo” anticipó que a un año de lo que será un hecho cultural en Manhattan, los cien años de “Firpo-Dempsey”, simbolizan una época y fecha imborrable.

El alcalde Eric Adams lo declarará de interés local y estará presente el 14 de septiembre del 2023 próximo. Se inaugurará un busto conmemorativo del match en la 8° Avenida, entre las calles 155 street y 157 street, donde estaba el majestuoso estadio de Polo Grounds, con una vida tan o más popular e intensa, en la cotidianidad de New York, que los mismísimos Madison Square Garden y el Yankee Stadium. 

Los ex campeones mundiales Mike Tyson y Larry Holmes descubrirán la pieza artística de este tributo. Colaborarán en el acto el Consejo Mundial de Boxeo y el Salón de la Fama del boxeo. Y el diario “New York Times” formará parte, también, de este homenaje. Además, se recordarán a las veladas nostálgicas de pugilismo, del fútbol y del béisbol, vividas en el Polo Grounds Stadium, demolido en 1964.

La Secretaría de Cultura de Nueva York ofrecerá una disertación especial sobre la célebre pintura de George Belows, un lienzo al óleo, realizado en 1924, que colorea la escena cumbre de este match, exhibida en el Whitney Musseum of Art en el West Village de Manhattan.

Encima de todo, se evocará a Jack Dempsey en el pasaje que lleva su nombre, en el corazón de la ciudad, Broadway y la calle 53 street.

Firpo, en un momento de la preparación de la pelea con Dempsey
Firpo, en un momento de la preparación de la pelea con Dempsey

Serán invitados de honor los descendientes de ambos. Nietos de Dempsey y sobrinos de Firpo, residentes en la estancia “Blanca Lourdes”, nombre de la esposa del boxeador, en Carlos Casares, provincia de Buenos Aires.

Tras esa pelea se avivó el sentimiento anti imperialista argentino. Se levantó la prohibición de boxear en la Argentina, y Firpo se consagró como el primer ídolo del deporte argentino. También las radios empezaron a venderse mucho, aunque había que «sacudirlas» un poco, cuando empezaban a «roncar». El homenaje al mes y al día del boxeador en la Argentina es el 14 de septiembre, por aquella noche mítica. Lo fue, lo es y lo seguirá siendo. La figura de Firpo sigue siendo tan imponente con su talla, su fuerza, y su inmaculada imagen, como en aquellos dorados años.

El 14 de septiembre de 1923 Luis Ángel Firpo se consagraba como el primer ídolo del deporte argentino. Antes que Fangio, Vilas, Maradona, Monzón o De Vicenzo… existió un boxeador que paralizo a Buenos Aires y a New York, y a todo lo que hay en el medio. Ya han pasado 100 años… Pero la leyenda continua, tan eterna como el sol y el aire. Y más vigente que nunca.

LA LEY DEL DEPORTE

Comentarios