EL DEPORTE POR LA LEY DEL DEPORTE (CONSEJO DE PREVENCIÓN DE ADICCIONES DE CONCORDIA)

El deporte es una de las actividades más populares del mundo. Genera pasiones, amores, y hasta fanatismos desmedidos.  Hacer deporte es hermoso, entre amigos, y al aire libre. Caminar la cancha esperando «pisar la cebolla» y sacudirla «de lleno» fuerte y seco abajo a la vieja «ratonera» ha sido la fantasía de todos. Es un sueño de casi todas las personas de este mundo. Que se meta la «bala blanca» y a abrazarse con los «pibes».

¿Quién no soñó con tocar, ir a buscar, y «pincharla» por encima del arquero o meter un triple desde media cancha? En el último segundo. Y recibir el afecto por todos. Uno recrea los festejos la noche anterior en la cama. Fantasea con una «buena coreo». Siempre optimista. Es muy lindo. Dormir abrazado a una pelota. Te mantiene expectante. ¡¡Porque mañana hay fecha y tenemos que ganar!!

Ventajas Psicológicas del Deporte:

Todos los médicos lo recomiendan para chicos hiperactivos. Te relaja y seda. En el Futbol se adquieren valores, disciplina, potencia el espíritu de superación, construís hábitos de sacrifico. Y te desarrolla el trabajo en equipo, el buen compañerismo, la tolerancia a la frustración.

Ataca la fobia social que esta tan de moda por estos días. Y a esa nueva epidemia que tienen los gurises «locos por las pantallas». Genera un sentido de pertenencia a un grupo, a un equipo y a un club.

Ventajas Físicas del Deporte:

Ganas en equilibrio corporal, sos más ágil. Aumenta la potencia muscular y te tonifica. Bajas de peso y te movés con más comodidad. Te mejora la apariencia física y por ende el autoestima. Te sentís mejor. Satisfecho con tus formas. Mejora el metabolismo, te oxigena el cuerpo, la cabeza, te baja el colesterol, y reduce las posibilidades de enfermedades fatales en todo el organismo. Y es mejor estar jugando con amigos en el club de tus amores que andar chupando, drogando, y robando «garrafas» con desconocidos para «ampones de barrio».

Cuando uno juega se olvida de la fabrica o de la oficina. Del tránsito y la delincuencia. No se sabe ni que hora es… Casi todo ser humano en este mundo soñó con ser un ídolo. Eso seria sacar la lotería. Cuando yo era un Número 9 con poco gol y muchas expectativas deseaba que los chicos quieran imitarme, que las chicas suspiren por mí, y manejar un auto cruza con nave espacial. Tener un Lamborghini edición limitada en la ciudad. Los cielos de la gloria los queríamos todos alguna vez.

Pero los mejores recuerdos son con aquellos amigos cuando volvíamos de las canchas transpirados y embarrados, contando las alternativas del juego. Y sonando el viejo grito de guerra del futbol infantil: «Ganamos. Perdimos. Igual nos divertimos».

Hacer ejercicios nos hace sentir muy bien. Despeja las ideas. Te saca maleza de la cabeza y solo quedan las flores de ideas. Muchos mambos dejan de existir luego de una buena sesión deportiva. La mar de tu mente está serena. Y te sentís bien con vos y el mundo. Además de mejoras silenciosas e imperceptibles como en tus arterias o venas.

Cuando hacemos ejercicios se producen cuatro sustancias químicas emocionales y muy beneficiosas: La serotonina, la dopamina, la adrenalina, y la testosterona.

El ejercicio promueve niveles óptimos de hormonas en todas las áreas. Es por eso que varios estudios concluyen que el ejercicio nos beneficia tanto física, emocional, como psicológicamente. Las hormonas son productos químicos del cuerpo para sentirnos bien, impulsar nuestra confianza, y mejorar nuestro rendimiento en la vida.

1. La serotonina
La serotonina es la hormona «del sentirse bien” que nos hace descansar. El cerebro la produce cuando consumimos carbohidratos, tomamos sol, hacemos ejercicios. También recibimos una enorme cantidad de serotonina en la mañana, como un dique a toda la melatonina que sigue inundando nuestro cuerpo desde la noche anterior.

La serotonina y la melatonina trabajan juntas para controlar los ciclos del sueño. La serotonina funciona con adrenalina para despertarnos, y la melatonina nos pone a dormir. Si te sentís deprimido, cansado o débil todo el tiempo, posiblemente tus niveles de serotonina sean muy bajos.

El ejercicio ha sido durante mucho tiempo una de las opciones de tratamiento para una depresión. La razón: La serotonina, junto con la adrenalina y la dopamina, combaten a la depresión, y son producidas durante el ejercicio físico.

La serotonina es el “interruptor de apagado” de la ira, y por lo tanto las personas que hacen ejercicios regularmente están más tranquilas y tienen menos vaivenes emocionales. No se te sale la cadena en la primera de cambio. Te tranquiliza. Se te humedece la mecha y no explotás enseguida. Y eso ayuda a no andar peleándote con todo el mundo. Y a tener buenas relaciones sociales.

La serotonina tiene un efecto no tan bueno para la concentración. Relajarse y sentirse bien no siempre es lo que necesitamos para el trabajo. Demasiada serotonina nos llevaría a no poder hacer las tareas. Hay que buscar el equilibrio.

2. Adrenalina 
Estas hormonas son vistas como sustancias naturales y dopantes. Aumentan la tensión muscular, la presión arterial, la glucosa en sangre, y la velocidad a la que las neuronas de nuestro cerebro se activan. Esto nos hace pensar y actuar rápido, es beneficiosa cuando estamos en situaciones límites de vida o muerte como en los deportes extremos. Las hormonas del estrés causan que nuestras neuronas se disparen más rápido, razón por la cual podemos llegar a estar extremadamente concentrados y a la vez atentos. Esto provoca un aumento de la motivación y la productividad, dos cosas muy buenas para el rendimiento. Por eso el ejercicio que produce la adrenalina ha sido durante mucho tiempo considerado como una forma de mejorar nuestro enfoque.

3. La dopamina
La dopamina es la hormona favorita del adicto. Los estimulantes como la cocaína y las anfetaminas causan una liberación masiva de dopamina cuando se la toma, generando una sensación de euforia y de que «no te comes ni la punta». Otras drogas, como la heroína, imitan a la dopamina, causando una «fiebre de dopamina». Los alimentos azucarados, especialmente el chocolate, también pueden causar una oleada de dopamina que puede llevar a la adicción.

Las personas con niveles bajos de dopamina son más susceptibles a la adicción que las personas con niveles normales. Los niveles bajos niveles de dopamina harán más difíciles la posibilidad de sentirse bien. El ejercicio no solo desencadena la liberación de dopamina, sino que aumenta su sensibilidad hacia ella. Hay que drogarse con deportes.

Se necesitará cada vez menos cantidades de dopamina para generar la sensación de euforia, y placer para disfrutar de las cosas pequeñas de la vida.

La dopamina en conjunto con la adrenalina permite la concentración de uno. Uno de los síntomas de Déficit de Atención e Hiperactividad son por los bajos niveles de dopamina. Si tenes poca dopamina hace deportes.

4. La testosterona
La testosterona se ha relacionado con un comportamiento seguro y dominante de uno, incluso en las situaciones sociales, tanto para hombres como para mujeres. Es una hormona anabólica que el cuerpo libera en respuesta a las tensiones que causa el ejercicio fuerte.

El ejercicio, especialmente el muy intenso como carreras de velocidad o levantamiento de pesas, promueve la producción de testosterona. La testosterona aumenta la confianza, con lo que la interacción social resulta poco estresante. Los hombres con niveles bajos de testosterona también sufren de bajos niveles de motivación. Los hombres más dominantes y con mayores niveles de testosterona en sus sistemas tienden a ser más prestigiosos y exitosos.

Así que transforma el sedentarismo y la inacción en movimiento, sano pensamiento, y sano sentimiento. Todo este escrito está basado en fundamentos científicos de especialistas en medicina del deporte. Leídos y estudiados por «La Ley del Deporte».

DEPORTE ACTUAL:

Se ve pocos chicos en la calle haciendo una finta ágil, una asistencia mágica, o un bombazo chanfleado. La idea de jugar los seduce cada vez menos. La pasión por el deporte paso de ser jugado entre amigos al aire libre a ser jugado entre amigos encerrados todo el día en la «La Play».  Y «los gurises» están pálidos, gorditos, y con granos en la cara.

Hay que inflar la «globa», el «esférico», la «cebolla», la «redonda» o la «caprichosa», y salir a patear en el campito con tus amigos. Es el deporte nos hizo conocer en muchos rincones del mundo. Hay que quererlo, cuidarlo, honrarlo, y respetarlo.

LA LEY DEL DEPORTE (MATRIX CONTINENTAL 94.9).

Comentarios