EL ESTRES POST TRAUMATICO DE LA DROGA (CONSEJO MUNICIPAL DE PREVENCION DE CONSUMOS PROBLEMATICOS DE CONCORDIA)

Es un honor para los miembros del Consejo Municipal de Adicciones poder dar charlas de nuestras experiencias en las escuelas, clubes, y medios de comunicación. Y una gran satisfacción por el beneficio potencial para la comunidad de Concordia y alrededores. Estamos para prevenir a ustedes del peligro de los consumos de sustancias problemáticas y adictivas como las drogas. Y contarles que su uso va arrastrar muchos más problemas que soluciones para sus vida. No solo en su cuerpo, en su espíritu, sino que en sus cabezas «gurises». Van a tener que atenerse a las consecuencias, y nosotros no queremos eso por «nada del mundo». Ni a gancho. Eso es pan para hoy y hambre para mañana.

Después de largas «caravanas» drogándote la cabeza te queda hecha pelota. «Limada», como se dice en la jerga. Y con trastornos que te pueden durar para toda la vida. Atención, cada caso es diferente, a algunos les pasará más y a otros menos, pero uno se lleva «las caravanas» para su casa. Nos vamos limando. Te quedan adentro como una tormenta eléctrica. Muy difícil de tolerar. No se quedan en la calle. Van a ser literalmente «un dolor de cabeza». Los efectos post traumaticos de situaciones limites, de vida o muerte, de haber vivido contra tus valores o contra tus propios principios, pueden volver a tu mente incesantemente. Se repiten. Se instalan y te acosan. Te aturden. Cuando laburas, estudias, pensas, o cuando te queres dormir, te llegan a la cabeza y te rebotan adentro. Hasta el máximo agotamiento.

Hechos de robo, de violencia fisica o verbal, de hacer sentir mal al otro, son sucesos que lo haces «alegremente» solo porque estás re drogado, hipe puesto. Pero luego, cuando se te pasa el efecto, son capaces de traumarte la cabeza. Además que hiciste cosas intolerables. Te puede dar un infarto agudo de mío cardio o un accidente cerebro vascular soportando ese estrés. Empezas a evocar el hecho traumático en forma persistente. Casi obsesivamente. No querés, pero te ganó la cabeza. No te entra otra cosa que ese momento, esa imagen, o esas palabras que quedaron de la «orgía de drogas y alcohol». Es como si ese episodio se repitiera. Pero en tu imaginación. Te duele la cabeza de lo loco que quedás.

Ahí empezas a hacer esfuerzo para que este hecho deje de repetirse, a rechazar actividades relacionadas a esa situación, imposibilidad de recordar algún aspecto importante o sutil. No ves el cuadro entero, te acordas de lo que te atormenta, te queda una dificultad profunda para quedarte dormido, la cabeza esta a pleno laburando. Te hablan y estas en un estado de irritabilidad extrema, dificultad de concentración, estás en un estado de alerta máxima, «El Peligrosimetro» está en rojo vivo, y sentís terror a la repetición de ese hecho traumático, y que no queres ni volver a imaginar. Te cuesta mucho estar en el único tiempo real: el presente. Tu cabeza no para de viajar hacia el pasado como una constante. Es el Síndrome de Estrés Post Traumático que la droga favorece y mucho su aparición. Por eso te decimos siempre que no juegues con las drogas, más vale juga a otra cosa… Jueguen a la pelota…

CONSEJO MUNICIPAL DE PREVENCION DE CONSUMOS PROBLEMATICOS DE CONCORDIA

Comentarios