CICLISTA COSME SAAVEDRA EN «LA LEY DEL DEPORTE» (22/2/21)

«El Padre del Ciclismo Argentino» es Cosme Saavedra. Un tipo de Mendoza que soñaba con ser boxeador. Como lo fueron Cirilo, Nicolino, y Pascualito en esa provincia viñatera. Una tarde de 1922, Cosme se enteró por algún «informante» que había una carrera en San Rafael y arrancó para allá. No ganó, pero jamás se bajó de la nave. Salvo cuando un terrible accidente de transito lo tuvo afuera del circuito… Cosme Saavedra fue Campeón del Río de la Plata y nuestro representante olímpico en París 1924. Sobre el final de esa década ganó cinco veces la Rosario-Santa Fe (160 km). Fue campeón argentino de velocidad en los años 1926, 1931, y 1933. Nos representó también en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928, y en el Mundial de Budapest, donde terminó sexto. El primer gran Héroe Nacional del Ciclismo.

Andar en bicicleta no es solo una sana actividad que te desplaza sin más combustible que la energía de tus propios músculos. Aparte no contamina el ambiente de nuestra ciudad. Encima disfrutas del viento, el silencio, de sentir las tensiones musculares, la adrenalina de la velocidad, el ingreso y el egreso del aire fresco y el aire tibio, y los lindos paisajes que tiene Concordia y alrededores. Es salir a disfrutar la actividad física en un medio divertido, adrenalínico, emocionante, y que lo podés hacer solo para que nadie te deje las «pelotas en llantas» o con amigos del alma para «el disfrute».

Su hermano menor, Remigio Saavedra, fue el quinto de los diez hermanos que tuvo la mama. Y devoto de su hermano mayor Cosme, quien era su referente, su ídolo, y siempre supo que iba a seguir sus pasos, o al menos «darle el intento». Remigio comenzó a correr a los 14 años, y al año siguiente «descollaba» en todos lados. Era «Recordman» Sudamericano. Remigio ganó casi todo: la Doble Cañuelas, la Buenos Aires-Mar del Plata, la Doble Chivilcoy, la Buenos Aires-Rosario, y es ganador de la Rosario-Santa Fe. Ganó más de 300 carreras, 100 en rutas, y 200 en pistas. Remigio fue ídolo de multitudes en los años 30. Uno de los ídolos populares de la década. Sonrisa taquillera, afectuosa, y tipo entrador. Había que pedalear, ganar, y también gustar. El 13 de noviembre de 1943 demostró que era posible unir pedaleando, sin parar, la ciudad de Mendoza con la de Buenos Aires.

Un 5 de diciembre pero de 1981, con 70 pirulos de edad y 38 años más de aquella «locura», repitió la epopeya en 19 horas. Su «estrella» seguía tan prendida y brillante como siempre. Se burlo de su reloj biológico, de los de arena, y hasta de los modernos garmin. Los «detono» a todos. En homenaje a Remigio Saavedra y a esa demostración de determinación, vigencia, y amor por el deporte… El 5 de diciembre fue declarado el Día del Ciclista Argentino.

Las Bicicletas se diferencian por la Geometría, el Tamaño, y por el Material. Las partes principales son: el Cuadro, la Horquilla, y las Ruedas. Y los Auxiliares son: el Poste del Asiento, el Asiento, el Poste de Manubrio y el Manubrio. El Sistema de Transmisión es manejado con los botones del Manubrio. Son para los Cambios de la bicicleta. En una bicicleta rutera convencional, los de la izquierda mueven las Platos. Y los de la derecha los Piñones.

Uno apretado para adentro te pasa a la Corona Chica que es para entrada en calor, regenerativo, un trabajo de agilidad determinado, o para altas cumbres. Si apretas los dos juntos para adentro pasas a Plato Grande, donde sirve para potencia, fuerza, o embalar en velocidad. Es para aceleración. Y el de la derecha mueve los Piñones. Apretando los dos para adentro pasas a Piñones Grandes y vas más aliviado, mientras que cuando apretas solo uno para el centro te saca a Piñones Chicos y vas más fuerte. Las ordenes pasan desde el Manubrio de Mando, por cables, a la Pipa de Cambio que está en la parte trasera de la bicicleta.  Ahí mismo, pero apretando para abajo están los Mandos del frenos. El de la izquierda frena la Rueda Delantera, y el de la derecha frena, ambos por transmisión de cable, la Rueda Trasera.

La Bicicleta tiene una Palanca, un Pedal, una Pipa de Cambio, dos Arcos de Frenos, los Cables de Transmisión que van hacia el Freno Trasero, el Freno Delantero, el Plato, y el Piñon. Todo dirigido desde el Manubrio de la Bicicleta. Que es el Tablero de Mando. Ahí tenemos el Control Remoto. Si no anda eso, no anda la nave. Las Ruedas tienen una parte central que va en forma transversal que se llama Masa. Tiene Rayos y Llantas. Que tienen que ser resistentes a los pozos y a los lomos. Y para que circulen bien necesitan un tubo y una cubierta. En buen estado para el traslado, pero sobre todo durables en el tiempo. La Bicicleta es el mejor medio para cuidar nuestro planeta y ser responsables con él. O lo que queda de él. Cuídala, sentila, y querela… Porque es muy importante para vos y para los demás. Siempre junto al Deporte. Siempre junto a la Investigación.

LA LEY DEL DEPORTE (MATRIX 94.9 20 HS).

Comentarios