CONSEJO MUNICIPAL DE PREVENCION DE CONSUMOS PROBLEMATICOS EN EL CENTRO SOCIOEDUCATIVO DE REGIMEN CERRADO DE LA COSTA DEL RIO URUGUAY

El Consejo Municipal de Prevención de Consumos Problemáticos de Concordia está dando charlas en el Centro Socioeducativo de Regimen Cerrado de la Costa del Rio Uruguay para prevenir y educar chicos que han cometido un delito. Tratando de sembrar semillas para que ellos vean otra alternativa para sus vida. Motivarlos para que estudien, trabajen, hagan deportes, tengan buenas y sanas compañías. Y para que sean cordiales y respetuosos con las otras personas.

«Deseamos que se acerquen a los clubes públicos o privados como el Polifuncional, Polideportivo Víctor Oppel, Polideportivo San Carlos, Diat, etc… Esos son jardines. Escápenle a los tugurios. O pueden pedir ayuda en cualquier institución ligada al Consejo de Prevención de Consumos Problemáticos de Concordia. Llamando al 132. Iglesias, Centro de Recuperación, Centros Comunitarios, Fortalecimiento Social, etc… Concordia tiene lugar donde no los van a agretear, no le van a faltar el respeto, no lo van a juzgar, ni hacerlos sufrir con malas intenciones. Hay gente que quiere verlos bien. Confíen en los lugares copados, pero sanos. Porque la calle los puede comer. Tanto es así que ya están encerrados entre cuatro paredes. Y, «si no bajan los decibeles», pueden terminar envejeciendo solos y abandonados en una cárcel».

«Hoy están encerrados esperando ser liberados. Tienen toda la vida para gozarla. Un adolescente con pistola en mano es «receta para el desastre». Hay gurises que tienen el revolver a la orden de la mesita de luz o en la aguantera del automóvil. Y con drogas en el bolsillo. Terminan en el hospital, la cárcel, o en la tumba. Así es como pasan los peores finales. Deben creer que se puede vivir sin andar robando o milagreando. Puede que en un futuro el sistema penitenciario los aplaste. Sin molestarse demasiado en re insertarlos con una vida como la gente. Los van a aislar y nadie ni siquiera va a mentir sermones en querer mejorarlos. Quizás se los saquen de encima dándole cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Osea, cierran el calabozo… Y tiran la llave. Así que no es una buena idea andar delinquiendo por ahí. Traten de aprender hacer algo bueno. Y amen esa actividad. Cualquiera. Y si hacen deportes «10 felicitado».

«Ahora están en un lugar para hablar de sus problemas. Con todo el tiempo a su disposición. Hablen de sus despelotes mentales y emocionales. Pero en serio. No hablar giladas todo el día. Es el momento de que confiesen sus problemas, dudas, miedos, broncas, iras, amores, aprecio, alegrías, sueños, etc… Ahora, que son menores y están acá contenidos por profesionales, es donde tienen que enriquecerse y conocerse. Salir más fuertes. Hacerse sentir. Pedir consejos. Ayuda. Contar como son y que les gustaría ser. No se cierren. Traten de conocerse y de hacerse conocer».

CONSEJO MUNICIPAL DE PREVENCION DE ADICCIONES

 

 

Comentarios