CENTRO DE REHABILITACIÓN DE ADICCIONES «HOGAR LIBRE» EN CONCORDIA PARA DEJAR LAS DROGAS

Con mi compañero Héctor «Chiquito» Cirolla estuvimos en Hogar Libre conducido por Darío y su mujer Patricia. Un Centro de Rehabilitación de Adicciones para gente que no encuentra el camino del bienestar, ni las razones para vivir sanamente. Los conocíamos porque somos compañeros en el Consejo Municipal de Prevención de Adicciones de la ciudad de Concordia. Y sabemos, por el «boca a boca» del ambiente, que trabajan mucho y muy bién. Nos trataron como en casa, o mejor aún. Esto dejó la jornada en el barrio Islas Malvinas:

Darío: «Hola Fede y Chiquito. Que gusto verlos. Pasen. Yo soy de Villa Zorraquín. Nacido y criado. Tuve problemas con las adicciones, los delitos, y las situaciones que acarrea ese tipo de vida enferma. Gracias a Dios recurrí a Jesus Te Ama en Avenida Tavella 2123 donde está el Pastor Emanuel Ramos y encontré a Dios, la Biblia, la filosofía a recorrer para poder salir de la mala vida, volcar esa experiencia, y la vocación por salvar vidas a los chicos que andan con consumos problemáticos y necesitan ayuda».

«Primero el Pastor nos manda a el Centro de Rehabilitación en Benito Legerén. Estuvimos un tiempo ahí pero luego no nos alquilaron más. Había prejuicios con que iba a pasar con la comunidad con nuestros chicos andando por las calles del pueblo. Luego nos instalamos en mi casa de Villa Zorraquín. Seguimos trabajando fuerte. Era difícil porque se critica mucho, se prejuzga sin saber, y surgen muchas piedras en el camino. Pero nosotros siempre convencidos, con la ayuda de Dios, de saber para que estamos y por quién. Hemos tenido muy buenos resultados. Muy felices aunque, si bien siempre está latente la posibilidad de que alguno recaiga, el índice de racaídas es bajo».

«Desde hace unos años estamos acá en el barrio Islas Malvinas por Ruta 4. Hemos tenido 64 alojados. Acá duermen, se lavan la ropa, se cocinan, hacen la huerta, terapia de vinculo, construyeron el quincho aquél donde se hace el culto, el salón de allá… Es importante que aprendan manualidades y oficios para poder desenvolverse bien en la vida real, «puertas afuera». Esto es Hogar Libre, donde si queres te podes ir cuando quieras. A los nueve meses se habla y se les da el «alta terapéutica»… Si no están convencidos o sin confianza para salir a la calle… se pueden quedar. No es una cárcel. No le cerramos la puerta a nadie. Todo lo contrario, los invitamos a que encuentran a Dios, siempre con afecto, contención, para que sientan paz y el mayor bienestar».

«Los chicos venden «rosquitas». No es lo ideal que puedan manejar plata por las recaídas, pero es el único método que encontramos para poder subsistir económicamente. Recibimos cualquier donación. Esto quiero subrayar Fede. Todo sirve. Cualquier ropa, alimento, material que no les sirva como fierros, maderas, plásticos… el Pastor lo convierte en un elemento imprescindible enseguida. No le cobramos nada a los chicos, es absolutamente gratis de manera que cuesta poder lograr que todo funcione, se subsiste con lo justo. Cualquier cosa que les sobre o no usen acá nos servirá y la vamos a usar. Con la fuerza del amor de Dios todo es posible. Amamos lo que hacemos. Yo me podría volver a mi casa en Villa Zorraquin y ponerme a trabajar, pero nuestro objetivo es salvar vidas y brindarle una mejor calidad al otro».

«Existe el Hogar Libre del barrio Nebel, donde también hay chicas rehabilitándose. Calle Stella Maris y el río. El jueves hay un culto del Pastor Ramos y están invitados. Es sobre la colina con vista al río Uruguay. Tiene una gran postal ideal para relajarse, encontrarse con Dios y con uno mismo. El lugar es muy lindo y lo estamos mejorando. Se expande todos los días. Pueden pedir ayuda ahí que la van a encontrar. Tenemos mucha energía para seguir dando calma como una vez la encontré yo».

«Ahora el Pastor está levantando uno muy grande en Camba Paso. Los quiero llevar para que vean como está. Es donde estaba la cantina y la playa famosa acá de Camba Paso. El predio tiene cuatro hectáreas y lo estamos acondicionando con todo. Los gurises laburan en la construcción. Ellos mismos edifican. La idea es que los pacientes vivan en el predio, en sus casas construidas por ellos. Se planea hacer un quincho, un salón, una cancha de fútbol, huerta con hierbas, frutas y verduras, gallinas, etc… Que sea una granja autosuficiente. Además de realizar talleres para afrontar la vida en la calle. Estamos super motivados y esperanzados. Esto va a marcar el pulso de la zona. Que va a ser conocida, esa es mi visión, por este Centro de Rehabilitación «Hogar Libre». Que es una idea y realización de nuestro pastor Emanuel Ramos».

«Lo importante es que los chicos vengan acá, se hayan planteado hacer un cambio en sus vidas. Quizás no todos comienzan el tratamiento convencidos a cambiar, porque lo nuevo siempre acarrea miedos. Pero a medida que se siguen las indicaciones del tratamiento y confían, todo es más fácil y les va a cambiar la vida para mejor».

Estuvimos en el Centro del barrio Islas Malvinas, en el del Nebel, y en el de Camba Paso que se viene con todo y va a ser un «boom» en muy poco tiempo. Uno imagina, será revolucionario y renovador. Situado la vera del arroyo Yuquerí Grande, entre mucha flora y fauna autóctona. Los lugares motivan e invitan a que vengan a recuperarse. Y, a las instituciones públicas o privadas, a dar una mano ya que la necesitan y merecen. Van a estar en buenas manos. Cualquier cosa. Ellos, con un montón de maderas, fierros, y escombros, han hecho y hacen cosas y casas muy lindas. Le sacan «agua a las piedras». Así como Darío reconstruyó sus pedazos de sus escombros cuando andaba mal, lo mismo hacen con lo que la gente les da.

Ha sido un placer enriquecedor estar con Darío y Patricia en Hogar Libre. Una institución para empezar de nuevo. De la mano de Dios, de la Biblia, la Fe, y el optimistmo de que se puede salir de la drogadicción. Ellos, como muchos en el Consejo de Prevención de Adicciones de Concordia, transmiten su conocimiento, sus vivencias, y transforman el dolor y el fracaso de su pasado en fuente de aprendizaje y elemento didáctico para el futuro del otro. De una u otra manera se convirtieron en Docentes. Y, de paso esa actitud, los sana a ellos también.

CONSEJO MUNICIPAL DE PREVENCIÓN DE ADICCIONES CONCORDIA

Comentarios