ACEPTARSE A UNO MISMO (CONSEJO MUNICIPAL DE PREVENCIÓN DE ADICCIONES) (31/1/22)

Las Clínicas de Rehabilitación de Adicciones subrayan que una de las claves para prevenir las adicciones o los consumos problemáticos es aceptarse a uno mismo. ¿Pero qué sería esto?

Para aceptarse a uno mismo hay que conocer nuestros atributos, sean negativos o positivos. Y debemos tolerar hasta aquellas partes menos deseables de uno mismo. Por eso la introspección y el autoconocimiento son esenciales para empezar a aceptarnos.

Aceptarnos sin juzgarnos duramente ni machacarnos por nuestras características, tanto nuestras debilidades como las fortalezas. El primer paso para lograr aceptarse a uno mismo es que esta sea de forma incondicional. Es obvio que será mucho más fácil llegar a aceptarse cuando hemos conseguido un objetivo o acabamos de celebrar un logro, pero esta sensación también debe estar cuando cometemos fallos.

La auto aceptación incondicional implica comprender que sos más que una acción o alguna cualidad. Es decir que debes aceptar que has cometido un error o que tienes ciertos defectos, pero sin dejar te definan. No sos solo eso, sos mucho más que ese error, esa «desbarrancada», ese pensamiento, este sentimiento, o una característica. Yo puedo ser un poco loco pero además periodista, empresario, cocinero, y deportista. Solo para ilustrar este escrito.

Disfrutar de la aceptación personal no conlleva dejar de intentar ciertas mejoras. La realidad es que aceptarse a uno mismo es el primer paso para poder mejorar en cada uno de los aspectos de la vida y de nuestra personalidad.

“Aceptas que, como ser humano falible, eres menos que perfecto. A menudo te desempeñarás bien, pero a veces te equivocarás … Siempre e incondicionalmente te aceptarás sin juzgarte”

Russell Grieger

Aceptarse a uno mismo de manera incondicional es la mejor forma de empezar a ver cómo es realmente nuestro yo auténtico, y cuál es el método más infalible para mejorar cada una de nuestras cualidades.

A pesar de que aceptarse a uno mismo está estrechamente relacionado con la autoestima, la realidad es que son dos conceptos muy distintos. A diferencia de la aceptación personal, la autoestima hace referencia a cómo te sentís con vos mismo. En cambio, la autoaceptación es simplemente reconocer como sos y aceptarlo.

Trabajar en aceptarse a uno mismo acaba repercutiendo en nuestra autopercepción, y mejora nuestra autoestima en todos los aspectos. Que no se te vuele la cabeza cuando «la clavaste», ni cuando «lo lograste». Sos resultantes de una personalidad, la tuya, que como todas se pueden mejorar.

Existen unas causas que se repiten en la mayoría de los casos dónde las personas no logran aceptarse. Tanto es así que en ellas están estrechamente relacionadas factores de nuestra personalidad como los traumas, el apego, y el autoestima.

Cuando alguien no logra aceptarse acaba afectando a su necesidad humana de amor y pertenencia. Al no gozar de este aspecto de las relaciones humanas las personas acaban sufriendo una respuesta de lucha o huida ante situaciones que los ponen a prueba. Tanto es así que ante el fracaso por manejar estas situaciones las personas acaban realizando una de estas tres acciones:

  • Culpar a otros
  • Autoculparse
  • Evitar la culpa

Al sentir vergüenza o no ser capaces de afrontar estas situaciones, las personas que no logran aceptarse acaban teniendo dificultades en todos los aspectos de su vida.

Un psicólogo profesional puede ser una de las herramientas que debes usar para lograr tu aceptación personal. Un tratamiento con terapia individual, familiar, y multifamiliar sería un diez felicitado. A pesar de que lograr la aceptación personal es un trabajo difícil, existen por lo menos 10 claves:

1. Establece una intención

Aceptarse a uno mismo empieza con marcar bien una intencionalidad. Es de vital importancia que estemos dispuestos a cambiar para poder lograr este sentimiento hacia nosotros mismos.

2. Celebra tus fortalezas

Aceptarse a uno mismo es visualizar nuestras fortalezas y tenerlas presentes. De esta forma, puede ser un buen ejercicio apuntar todas las metas que hemos logrado, y cada una de las virtudes que hemos conseguido mejorar en nuestra vida.

3. Rodéate de las mejores personas

A veces el problema detrás de aceptarse a uno mismo es todas las personas que nos rodean. Tanto es así que es esencial que las personas que están a tu lado sean igual de positivas ante tus defectos como tus virtudes, siempre con visión para mejorar. En ocasiones existe gente tóxica que puede llegar a provocar malestar y voltear el autoestima de tantos ataques verbales.

4. Crea un sistema de apoyo

Cada vez que tengas un error o un fallo es esencial intentar crear un sistema de apoyo que haga que puedas reafirmarte en ti mismo a pesar del error. Volver a rituales que te hicieron sentir bien y mejorar.

5. Perdónate a ti mismo

Todos hemos cometido fallos en nuestras vidas. Por eso, para aceptarnos es de vital importancia poder perdonarnos a nosotros mismos por el pasado. Debemos saber que a pesar del tamaño del error que hayamos cometido, esa persona no nos define y lo queremos remediar. Cambiar supone aceptar estos errores, por muy malos que sean. Y saber que estamos tratando de no volverlos hacer y mejorar.

6. Calla a tu crítico interior

Muchos entienden a su crítico interior como la voz de la razón o de la verdad. Estos pensamientos que surgen y critican nuestras acciones. Esa «radio interna» supone una traba para poder llegar a aceptarnos y gozar. Por lo tanto, debemos dejar atrás esta negatividad que surge de nuestro zumbido interior. Son solo pensamientos, construcciones mentales, no son la realidad.

«Nuestros errores y nuestras imperfecciones no son malos, incorrectos, o fracasos. Son las huellas digitales de la humanidad, y las oportunidades para aprender, sanar y crecer»

Marter

7. Lamentar la pérdida de sueños no realizados

Muchos de los problemas que derivan de no aceptarse a uno mismo provienen de nuestra incapacidad por reconciliar nuestra visión idealista de nosotros mismos con lo que somos ahora. Es vital intentar dejar atrás estos sueños, e intentar lo mejor con lo que tenemos o somos ahora.

8. Realizar actos de caridad

Ser empático y tratar bien a tu entorno es una de las claves para sentirse mejor con uno mismo. Una de las maneras de aceptarse a uno mismo es intentando crear un ambiente favorable hacia tu alrededor. No siendo soberbio y dando una mano a los otros. ¡Que también existen!

9. Date cuenta de que la aceptación no es resignación

La aceptación consiste en dejar atrás el pasado y todas aquellas cosas que no podemos controlar en la actualidad. El objetivo es enfocar la energía en aquello que podés controlar, y te ayude a mejorar hoy en día. Hay que ir para adelante.

10. Se amable vos mismo

El perfeccionismo es un arma de doble filo. Muchas veces es mejor mostrarse indulgente con uno mismo, comprensivo, e intentar tener un poco de autocompasión por aquellos defectos que tenemos. La perfección no existe. Es una construcción. Una enfermedad no te define. Si, lo que vos haces para curarte y la actitud que tomás frente a este padecimiento.

Si no logras aceptarte a ti mismo, una de las claves es intentar creértelo a pesar de que aún no lo sientas. De esta forma, si nos repetimos que nos aceptamos, terminaremos haciéndolo.

La aceptación personal es uno de los secretos para poder prevenir consumos problemáticos, y ser la persona que tanto deseamos ser. Tanto es así que no hacerlo acaba suponiendo un problema para nuestra salud mental. La aceptación es el primer paso para lograr el bienestar, y cada una de nuestras metas y propósitos.

CONSEJO DE PREVENCIÓN DE CONSUMOS PROBLEMÁTICOS

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.